Lipectomía

La cirugía de abdomen, también llamada "Abdominoplastía" o "Lipectomía" es un procedimiento más de la cirugía plástica para mejorar nuestra imagen corporal.


Esta cirugía consiste en eliminar el exceso de piel y tejido graso del abdomen, así como fortalecer la pared abdominal. Esto se realiza mediante una incisión por encima del vello púbco que se prolonga hacia las caderas. Dependiendo de la flacidez de la piel y/o del exceso de grasa es el tamaño de la incisión.


Este procedimiento puede realizarse solo o en combinación con una liposucción, dependiendo de cada caso.


El paciente ideal para la lipectomía es aquella mujer u hombre que tienen una figura relativamente buena, pero que no están conformes con la acumulación de grasa o el exceso de piel en el abdomen y que no mejoran a pesar de las dietas o el ejercicio físico.


Esta cirugía también está indicada en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y la musculatura abdominal queda flácida, así como en pacientes que han perdido mucho peso, como en el caso de las personas que se sometieron antes a la llamada cirugía gástrica.


Se requiere que el paciente permanezca hospitalizado uno o dos días después de la cirugía y continuar con los cuidados post-operatorios en su hogar, siendo uno de ellos el uso de una faja especial por un mes aproximadamente.


Algunas personas regresan a sus labores en dos semanas, mientras que otras requieren tres o cuatro semanas de reposo y recuperación.


Es importante mencionar que esta cirugía no es un procedimiento para tratar la obesidad; en un procedimiento quirúrgico que corrige la musculatura abdominal y elimina el exceso de piel y grasa del abdomen.


En la mayoría de los casos los resultados son definitivos siempre y cuando se acompañe de una dieta balanceada y ejercicio.