Reducción de Busto


Los senos voluminosos han sido generalmente considerados como un signo de femineidad, aumentando asimismo su capacidad para amamantar. Aún así, cuando los senos de una mujer son significativamente más grandes de lo comúnmente estético, pueden ser vistos como anormales o deformes. En estos casos, no hay duda de que los senos voluminosos pueden ser incómodos para una mujer, causando así una infinidad de síntomas tanto físicos como psicológicos. Los senos voluminosos pueden dominar la apariencia de una mujer, haciéndola aparecer desproporcionada, y dificultar su vida diaria, social, ejercicio, entre otros. La corrección quirúrgica para reducir el tamaño de los senos se ha llevado a cabo durante muchos años y es igualmente importante la corrección cosmética para darle una forma normal. Las técnicas han sido modificadas y perfeccionadas a lo largo de los años, a fin de mejorar tanto la seguridad del paciente como los resultados estéticos.


Las mejores candidatas para una mastopexia son mujeres sanas, emocionalmente estables y que tienen una noción real de lo que la cirugía puede lograr. Por lo general se obtienen mejores resultados en mujeres con senos pequeños y distendidos. Si bien las mujeres de todas las edades pueden beneficiarse, generalmente ésta nunca se realiza antes de que los senos se desarrollen completamente. Una reducción de busto se lleva a cabo generalmente bajo anestesia general y dura aproximadamente 2 horas y 1/2 .


Durante unos días después de su intervención, es posible que experimente un grado moderado de dolor que puede ser controlado con analgésicos. Después de la cirugía, es importante que mantenga una buena circulación en sus piernas por lo que se le aconsejará movilizar regularmente las coyunturas de sus pies, rodillas y cadera.


Después de la cirugía usted experimentará inflamación y contusión de los senos. La contusión suele durar aproximadamente de 2 a 3 semanas. Si bien la mayor parte de la inflamación habrá desaparecido para entonces, es posible que persista una pequeña hinchazón durante 3 meses.Si bien las técnicas utilizadas por el Dr. Klapper aseguran la mejor continuidad posible entre el seno y el pezón, aumentando así la posibilidad de amamantar aún después de la cirugía, esto no puede, sin embargo, ser garantizado.

Después de la cirugía podría notar que sus senos se sienten firmes y tensos, particularmente a lo largo de los puntos de incisión. Esto se debe al proceso normal de recuperación en donde el tejido de la cicatriz se vuelve uniforme, facilitando así la recuperación. Cuando esto ocurre, el masaje recomendado por su médico acelerará la recuperación. Esto se resuelve paulatinamente, pero puede tomar unos cuantos meses. Asimismo, durante las primeras semanas podría tener la aparente sensación de que sus senos se aprecian demasiado prominentes. No se desespere, pues la gravedad los eleva de inmediato para después distenderlos a un nivel más natural y satisfactorio. Después de la cirugía, es de esperarse una reducción de la sensibilidad en los pezones y en la piel que los rodea. Esto es un resultado normal del trauma quirúrgico sufrido por los nervios locales. Aunque esto por lo general desaparece en unos cuantos meses, podría sobrevenir un entumecimiento permanente.

Puede ocurrir la posibilidad de que los pechos se noten ligeramente asimétricos.Pero cualquier duda o efecto después de su operación le será aclarado por su cirujano en el momento de su consulta para que sus expectativas concuerden con los resultados de la cirugía. En este sentido el médico hará todo lo posible por lograr alcanzar esas expectativas pero usted debe aclararselas con mucho detalle.